Creacion Australiana

la creacion australiana

En el origen de los tiempos no había nada. Nada, excepto el Gran Espíritu Creador de la Vida. Es el comienzo de la creacion australiana.Por mucho tiempo no hubo nada. Entonces, un día, el Gran Espíritu empezó a soñar.

En la vacía oscuridad soñó con el Fuego, que ardía fulgurante en la mente del Gran Espíritu Creador de la Vida. Tras esto, soñó con el aire y el fuego cobró vida bailando y girando en su compañía.  Luego vino la lluvia.

Por mucho tiempo, la batalla entre el Fuego, el Aire y la Lluvia causó estragos en el Sueño pero al Gran Espíritu le gustó, así que continuó soñando.

Cuando la batalla se calmó, aparecieron en el Sueño el Mundo, el Cielo, la Tierra y el Mar. Su hegemonía se alargó por mucho tiempo; tanto que el Gran Espíritu creador empezó a aburrirse del Sueño, aunque quería que continuara.

Así que envió la Vida al Sueño para hacerlo real y para que los Espíritus Creadores continuaran soñando por él. De esta forma, el Gran Espíritu Creador de la Vida hizo llegar al mundo el secreto del soñar con el Espíritu de Barramundi, el pez; el Espíritu de Currikee; la tortuga, el Espíritu de Bogai; el lagarto, el Espíritu de Bunjil; el águila, el Espíritu de Coonerang, la zarigüeya.

Cooneran pasó el secreto del soñar al Espíritu de Kangaroo, el canguro. Cada uno de ellos solo entendio una parte del sueño hasta que Kangaroo pasó el Secreto del Soñar al Espíritu del Hombre.

Y el Hombre, de la creacion australiana ;caminando sobre la tierra, vio todas las obras de la Creación. Escuchó el canto de los pájaros al amanecer y vio el rojo sol del atardecer y comenzó también a soñar.

El Hombre soñó con compartir la música de los pájaros al amanecer; la danza del emú y el ocre rojo de la puesta de sol. Pero soñó también con la risa de los niños y el Hombre comprendió entonces el Sueño.

Así que continuó soñando con todas las cosas que se habían soñado antes. Soñó con las tranquilas aguas profundas, con las olas y la arena mojada; con las rocas y el cielo abierto, con los árboles y el cielo nocturno y con las llanuras de hierba amarilla.

Y el Hombre supo que, con el Sueño, todas las criaturas estaban espiritualmente hermanadas y que él debía proteger su soñar. Y soñó con cómo contaría este secreto a sus hijos que aún no habían nacido.

Entonces el Gran Espíritu Creador de la Vida supo que; al fin, el Secreto del Soñar estaba a salvo y, cansado del Sueño de la Creación, se retiró bajo la Tierra para descansar.

Así que, desde entonces, cuando los espíritus de todas las criaturas se cansan de soñar, se unen al Gran Espíritu Creador de la Vida bajo la tierra. Esta es la razón por la que la tierra es sagrada y el hombre debe ser su protector.