La historia desconocida

Ishtar/Inanna, en el Museo Británico

La historia  conocida es estudiada en todos los sistemas educativos del mundo; pero en cada uno de ellos la visión que se muestra de ella está condicionada; por motivos patrióticos, políticos, ideológicos o religiosos; la historia desconocida es repudiada e ignorada.

El mirar los mismos hechos desde prismas totalmente distintos convierte la historia en un conjunto de historias; que enfatizan en lo que interesa resaltar y esconden; lo que desde un punto de vista subjetivo no interesa mostrar.

La inexplicable pistola de Tula
La inexplicable pistola de Tula

Es conocido y real el argumento de que la historia la escriben los vencedores; tanto religiosos como ideológicos o militares. Esta es la historia oficial.

Los perdedores tienen una visión distinta, no oficial, ocultada en el tiempo y en consecuencia una historia desconocida. Solo cuando complementemos las historias “oficiales” con las historias “desconocidas”; podremos valorar los hechos de la Historia de forma global.

Nosotros no somos ganadores ni perdedores, somos personas curiosas; que con varios prismas y nuestra imaginación critica; intentaremos comprender a la humanidad.

Gobekli-Tepe y la historia desconocida
Gobekli-Tepe

En este viaje no nos dirigimos a un destino predeterminado. Encontraremos bifurcaciones, cruces de caminos y quizás callejones sin salida.

Cada cual escoge su camino y quizás vuelva sobre sus pasos; porque la objetividad en la historia es una empresa imposible.

Parecería que los hechos acaecidos en el pasado deberían ser perfectamente analizables y objetivos; pero nada más lejos de la realidad.

La historia no sólo ha sido escrita por los vencedores; sino también manipulada y maquillada en función de múltiples intereses; de tal manera, que hoy en día parece prácticamente imposible desenmarañar el trigo de la paja.

Cusco Piedra12 angulos
Cusco Piedra12 angulos

Por de pronto, estas visiones alternativas de la historia desconocida han sido; bien ignoradas, rechazadas o ridiculizadas, por parte del estamento académico.

De hecho, la ciencia se ha mostrado casi siempre indiferente, cuando no hostil; ante este tipo de obras que sacaban a la palestra a atlantes y extraterrestres; en los escenarios históricos bien conocidos por los expertos.

La reacción más habitual ha sido desdeñar este tipo de obras por considerarlas pseudocientíficas; faltas de rigor y fantasiosas.

escritura sumeria y la historia desconocida
escritura sumeria

Muchos reputados científicos han calificado directamente este tipo de propuestas de “sandeces”; mientras que unos cuantos se han centrado en una contundente refutación y otros; los menos, han dado algún valor a estas teorías.

Pero en general la historia desconocida y alternativa se considera como un atentado a la ciencia; que trata de engañar y confundir a la gente; con el inconfesado deseo de obtener un beneficio económico.

No obstante, en cuanto uno se adentra en estas propuestas con la mente abierta y sin ningún prejuicio; puede comprobar que no todo es puro humo o espectáculo sino que hay muchas teorías; pruebas y líneas de investigación que merecen atencion.

En ese sentido, la referencia despectiva a creyentes en antiguos astronautas ya es poco menos que un tópico desacreditado; pues muchos autores alternativos son científicos disidentes o investigadores; que han elaborado propuestas y argumentaciones que muy poco o nada tienen que ver con fantasías y fáciles elucubraciones.

Incluso, en un análisis más profundo, uno empieza a ver que algunas de esas investigaciones heterodoxas cuestionan de modo firme muchos pilares de la ortodoxia académica; que ya no se muestra como un paradigma sólido, sino como un edificio de ampulosa fachada pero lleno de grietas.

Ello no implica, desde luego, que los alternativos de la historia desconocida hayan dado con la solución para tapar esas grietas; pero por lo menos han dejado claro que la sacrosanta ciencia moderna no es, ni puede ser, un sustitutivo de la religión o de cualquier otro dogma.

Y por supuesto, si lo que procede es demoler todo el edificio y hacer uno nuevo; sólo el tiempo y las nuevas investigaciones podrán decirlo.