La historia desconocida

Ishtar/Inanna, en el Museo Británico

La historia  conocida es estudiada en todos los sistemas educativos del mundo; pero en cada uno de ellos la visión que se muestra de ella está condicionada; por motivos patrióticos, políticos, ideológicos o religiosos; la historia desconocida es repudiada e ignorada.

La realidad es algo que vivimos en primera persona en el presente pero en el pasado nuestros ancestros también vivieron la suya. Lo complicado en ocasiones es saber quien y cómo se ha contado, sobre todo cuando se ha manipulado, haciendo imposible saber la verdad a ciencia cierta.

El mirar los mismos hechos desde prismas totalmente distintos convierte la historia en un conjunto de historias; que enfatizan en lo que interesa resaltar y esconden; lo que desde un punto de vista subjetivo no interesa mostrar.

La inexplicable pistola de Tula
La inexplicable pistola de Tula

Es conocido y real el argumento de que la historia la escriben los vencedores; tanto religiosos como ideológicos o militares. Esta es la historia oficial.

Los perdedores tienen una visión distinta, no oficial, ocultada en el tiempo y en consecuencia una historia desconocida. Solo cuando complementemos las historias “oficiales” con las historias “desconocidas”; podremos valorar los hechos de la Historia de forma global.

Nosotros no somos ganadores ni perdedores, somos personas curiosas; que con varios prismas y nuestra imaginación critica; intentaremos comprender a la humanidad.

Gobekli-Tepe y la historia desconocida
Gobekli-Tepe

En este viaje no nos dirigimos a un destino predeterminado. Encontraremos bifurcaciones, cruces de caminos y quizás callejones sin salida.

Cada cual escoge su camino y quizás vuelva sobre sus pasos; porque la objetividad en la historia es una empresa imposible.

Parecería que los hechos acaecidos en el pasado deberían ser perfectamente analizables y objetivos; pero nada más lejos de la realidad.

La manipulación de la historia ha estado siempre presente. Esta consiste en modificar la realidad de un suceso con claros efectos propagandísticos en la población, para conseguir el apoyo de esta (o el rechazo) y llevar a cabo un fin programado.

La historia no sólo ha sido escrita por los vencedores; sino también manipulada y maquillada en función de múltiples intereses; de tal manera, que hoy en día parece prácticamente imposible desenmarañar el trigo de la paja.

Cusco Piedra12 angulos
Cusco Piedra12 angulos

Por de pronto, estas visiones alternativas de la historia desconocida han sido; bien ignoradas, rechazadas o ridiculizadas, por parte del estamento académico.

De hecho, la ciencia se ha mostrado casi siempre indiferente, cuando no hostil; ante este tipo de obras que sacaban a la palestra a atlantes y extraterrestres; en los escenarios históricos bien conocidos por los expertos.

La reacción más habitual ha sido desdeñar este tipo de obras por considerarlas pseudocientíficas; faltas de rigor y fantasiosas.

escritura sumeria y la historia desconocida
escritura sumeria

Muchos reputados científicos han calificado directamente este tipo de propuestas de “sandeces”; mientras que unos cuantos se han centrado en una contundente refutación y otros; los menos, han dado algún valor a estas teorías.

Pero lo más grave, desde mi punto de vista, es la ocultación de información. Cuando algo no se conoce equivale a pensar que no ha ocurrido, por lo que se convierte en un arma muy poderosa para aquellos interesados. ¿Cuántos documentos existen que son archivados como secreto por parte de los diferentes estados?

Pero en general la historia desconocida y alternativa se considera como un atentado a la ciencia; que trata de engañar y confundir a la gente; con el inconfesado deseo de obtener un beneficio económico.

Pues todo esto debe venir ocurriendo desde tiempos bastante remotos, incluso anteriores a la historia. No es de extrañar que en ciertos círculos divulgativos; no simplemente de conspiranoicos; con reputados investigadores y con sólida formación, especulen con la posibilidad de que en un pasado remoto muy anterior a las más antiguas civilizaciones conocidas (como las de Mesopotamia) hubiera podido existir otras prósperas, de las cuales se ha perdido su evidencia.

No obstante, en cuanto uno se adentra en estas propuestas con la mente abierta y sin ningún prejuicio; puede comprobar que no todo es puro humo o espectáculo sino que hay muchas teorías; pruebas y líneas de investigación que merecen atencion.

Pues bien, estas teorías no pertenecen ni a la ciencia ni al saber ortodoxo por que no interesan, son ignoradas dada la falta de pruebas materiales. Si oficialmente no se habla de ellas equivale a demostrar que no son científicas y por tanto nada importantes ni válidas, con el consiguiente desprecio.

La ciencia en el terreno histórico es la que manda, particularmente las disciplinas de la arqueología, antropología, o geología.

Algunos de estos cientificos se toman la libertad de rechazar determinados hallazgos arqueológicos por que son incapaces de catalogarlos correctamente o invalidan las teorías que en ocasiones ellos mismos crearon.

La ciencia siempre ha sido proscrita, hereje en las distintas épocas que la ha tocado existir. Ahora que está bastante avanzada y completamente integrada en nuestra sociedad, después de años de reivindicación, los proscritos son aquellos que se atreven a poner en duda determinados dogmas científicos.

En ese sentido, la referencia despectiva a creyentes en antiguos astronautas ya es poco menos que un tópico desacreditado; pues muchos autores alternativos son científicos disidentes o investigadores; que han elaborado propuestas y argumentaciones que muy poco o nada tienen que ver con fantasías y fáciles elucubraciones.

Incluso, en un análisis más profundo, uno empieza a ver que algunas de esas investigaciones heterodoxas cuestionan de modo firme muchos pilares de la ortodoxia académica; que ya no se muestra como un paradigma sólido, sino como un edificio de ampulosa fachada pero lleno de grietas.

Ello no implica, desde luego, que los alternativos de la historia desconocida hayan dado con la solución para tapar esas grietas; pero por lo menos han dejado claro que la sacrosanta ciencia moderna no es, ni puede ser, un sustitutivo de la religión o de cualquier otro dogma.

Los grupos de poder que conocemos, o intuimos han existido probablemente durante toda la historia, haciéndose más patente su existencia y sobre todo su presencia en los últimos años . La iglesia católica, grupos empresariales (multinacionales), banca, que de una manera más o menos sutil influyen en los estados. Oficialmente los gobiernos que constituyen las naciones no se ven obligados a obedecer las directrices de estos, pero en la práctica ya se ha visto que no es así.

Ciertos grupos sin una actividad concreta, como el famoso Club Bilderberg, entran en juego en forma de “asociación de amiguetes” que debaten lo bien o mal que va el mundo y que debe o no saber. Pero no todos los grupos son como este, con una clara inclinación por el poder económico, también existen otros con ciertos ingredientes un tanto misteriosos, filosóficos, esotéricos, etc, como los Masones o los Iluminati.

Y por supuesto, si lo que procede es demoler todo el edificio y hacer uno nuevo; sólo el tiempo y las nuevas investigaciones podrán decirlo.