EL monte fuji

monte fuji

El Monte Fuji es quizás el símbolo más representativo de Japón, tiene una altura de 3.776 mts siendo el pico más alto de todo el país. Está clasificado como un volcán activo pero con poco riesgo de erupción.

La primera erupción documentada del Fujiyama ocurrió en 800 d.C. Su erupción más reciente ocurrió en el año 1707 y es conocida como “Gran Erupción de Hoei”;la cual se presentó en la vertiente suroeste del monte y formó tres nuevos y pequeños picos.

Durante esa erupción no se originó corriente de lava, pero si hubo expulsión de gran cantidad de cenizas y escorias que llegaron tan lejos como la actual Tokio, que se encuentra a 100 km de distancia.

En la base del Monte Fuji, hacia la vertiente norte, se encuentran los cinco lagos que son Yamanakako, Kawaguchico, Saiko, Shojiko y Motosuko; los cuales aumentan la belleza del paisaje y desde donde se tienen vistas espectaculares del volcán.

Desde el año 2013, el Monte Fuji ha sido incluido en la lista de los lugares naturales Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

monte fuji
monte fuji

El Monte Fuji es una belleza nacida de la actividad volcánica, que formó un cono casi simétrico con una base de 30 km , coronado por un cráter de 500 a 700 metros de diámetro y de 100 150 metros de profundidad.

Era terreno sagrado y durante miles de años a las mujeres se les ha prohibido subir hasta su cima. Hoy en día si que pueden. Siempre está cubierto de nieve y se puede ascender hasta la cumbre sólo dos meses al año en verano cuando la nieve y el hielo lo permiten.

El monte recibe entre 250.000 y 300.000 personas durante los dos meses de verano en los que se autoriza el montañismo.

El Monte Fuji es un lugar sagrado para los japoneses, el hogar de las divinidades de la naturaleza. Todo japonés debe, al menos una vez en la vida, llegar hasta la cima del Monte Fuji

Una tradición que se ha convertido en un evento de nivel mundial, al punto de que en los buses hasta el Monte Fuji y en las rutas para llegar a la cima son mayoría los turistas en lugar de los japoneses, en una excursión que está bastante masificada.

La perfecta simetría de la silueta del monte Fuji ha sido desde la Antigüedad el símbolo japonés de la belleza. En efecto, su nombre significa en japonés «aquella que no tiene igual».

Es lugar para todas las estaciones y momentos del día, hermoso siempre desde cualquier ángulo que se le mire. Sin embargo, se dice que escalar en primavera su cima nevada y contemplar los ciruelos y cerezos que florecen a sus pies sobrepasa cualquier otra experiencia de su grandeza.

perspectiva fuji
perspectiva fuji

El santuario sintoísta bajo la cumbre data de hace 2.000 años, periodo de gran actividad volcánica. Se cuenta que, para calmar las terribles erupciones y atemperar a los dioses, el emperador dispuso su construcción.

El Monte Fuji ha sido considerado sagrado desde la antigüedad por varias denominaciones religiosas de Japón, entre ellas el sintoísmo y el budismo. Muestra de ello son los numerosos santuarios construidos en las faldas del volcán.

En 1630 se fundó la hermandad Hasegawa Takematsu, una de las primeras con el propósito de rendirle culto al Monte. En el siglo XX surgieron sectas más radicales con este mismo propósito, como la Fuji-Goho y la Fuji-Kyo, fundadas en 1946 y 1948, respectivamente.

Por otra parte, el volcán también ha tenido un gran impacto en el arte japonés. Ha sido el centro de muchas obras tanto literarias como gráficas, desde poemas hasta películas. Algunos de los artistas más destacados son Katsushika Hokusai, Hiroshige y Kokei Kobayashi, todos ellos pintores.

Según la tradición budista japonesa, la montaña surgió una noche de 286 a.C., cuando el suelo se abrió para formar Bava, el mayor lago de Japón; el Fujiyama fue resultado de la tierra desplazada.

La leyenda no carece de fundamento; el archipiélago japonés abunda en fracturas tectónicas, a lo largo de las cuales se sitúan numerosos lagos y cordilleras. La isla de Honshu atraviesa la fractura más grande, donde se concentran 25 conos volcánicos: el mayor, el monte Fuji, tiene 10.000 años de antigüedad, no 2.300 años, como sostiene el mito budista.

Vistas del monte
Vistas del monte

Este monte es escenario de algunos mitos japoneses, se cree que la princesa kono-banasakuya-hime es la responsable de hacer florecer los cerezos. Otra historia cuenta como un anciano encontró un día a una niña recién nacida en una de las laderas de este monte y la llamo Kaguya-hime, al paso del tiempo esta niña se convirtió en una bella mujer y termino casándose con el emperador, pero al transcurso de siete años de matrimonio, le dijo a su marido que ella no era mortal y debía regresar al cielo. Para consolar al emperador, esta le entrego un espejo diciéndole que a través de él siempre podría verla.

El emperador, deseoso de ir al cielo junto a ella, utilizo el espejo para seguirla hasta la cima del monte… pero no pudo continuar. Su amor desengañado hizo que se prendiera fuego al espejo y desde ese día, de la cima de la montaña, sale fuego.

Chimenea del volcán
Chimenea del volcán

En la provincia de Suruga, de estériles llanuras e inmensas extensiones de tierras yermas; habitaba, en una humilde choza, cerca de Kioto, un pobre leñador llamado Visu, con su mujer y varios hijos pequeños.

Se hallaban una noche profundamente dormidos, en su cabaña; cuando despertaron sobresaltados por un horrible estruendo y una fuerte conmoción que agitaba las entrañas de la tierra.

Creyendo que iban a ser tragados por algún cataclismo, saltaron del lecho, presos de pánico y salieron todos fuera de la cabaña. Allí quedaron maravillados al ver que, en lugar del páramo inhospitalario y triste que se extendía antes a su vista; había surgido una gigantesca mole de granito, que parecía tocar el cielo.

Extasiados el leñador y su familia ante aquella maravillosa montaña salida de los abismos de la tierra en una sola noche; no podían articular palabra.Visu la llamó Fujiyama («monte que nunca muere»), cuyo nombre conservó a través de todas las generaciones y conserva aún hoy día.

Durante algunas semanas olvidó su oficio y siguió mirando las bellezas del Fujiyama. Cuando, de pronto, volvió a oír un terrible estrépito; y vio que la tierra se abría a sus pies y surgía de sus entrañas un extenso y bello lago; el mayor del Japón, al que dio el nombre de Buía.

monte fuji desde los lagos
monte fuji desde los lagos

La rica mitología japonesa abarca también los símbolos nacionales. En este caso, las historias sobre el Monte Fuji han sido muchas veces asociadas al codiciado elixir de la vida eterna.

La celebridad del Fuji llegó a oídos, según la leyenda, de un emperador de China. Cuando le comentaron que la montaña se había creado en una sola noche entendió que el monte Fuji albergaba el Elixir de la Vida.

Bien poco tardó en codiciar tal reliquia así que reunió a un grupo de jóvenes muchachos y hermosas doncellas y zarpó con ellos hacia Japón.

Los juncos avanzaban por el mar bravío como una lluvia de pétalos dorados zarandeados por el viento salvaje; pero poco a poco la tormenta amainó y el emperador y su séquito pudieron contemplar el blanco esplendor de la montaña; alzándose imponente frente a ellos.

El Monte Fuji esperaba su destino. Tras tomar tierra, el emperador reunió a su séquito en formación y comenzaron el ascenso a la cima en lenta procesión.

Hora tras hora iban ascendiendo con el manto dorado del emperador al frente hasta que dejaron atrás el sonido del mar y mil pies pisaron la delicada nieve allí en lo alto, donde reinaba la paz y la vida eterna.

Cerca ya del final del viaje, el viejo emperador comenzó a correr lleno de gozo pues quería ser el primero en saborear la Vida que nunca envejece.

Cuando sus hombres le dieron alcance descubrieron que su señor estaba tumbado boca arriba con una sonrisa de felicidad en el rostro. Había encontrado la Vida Eterna, pero paradójicamente había sido a través de la muerte.

Fuji desde Tokio
Fuji desde Tokio

Aokigahara es un bosque de 35 km2 ubicado al noroeste de la base del Monte Fuji entre la prefectura de Yamanashi y Shizuoka, Japón. El bosque tiene una asociación histórica con demonios de la mitología japonesa, habiendo poemas de 1000 años indicando que el bosque está maldito.

El turismo ha sido limitado únicamente a zonas vigiladas, y aunque no está prohibido adentrarse al bosque, se colocan numerosas señales de advertencia en varios idiomas para ayudar a las personas que piensan en suicidarse, a buscar ayuda de familiares antes de dejarlo todo

Aokigahara es un bosque tupido y obscuro que rodea al Monte Fuji e infame en todo el Japón por ser el lugar al que se dirigen muchas personas cuando deciden tomar el último viaje de su vida.

En el 2002, 78 cadáveres fueron encontrados dentro de este bosque, venciendo el record anterior de 73 en 1998. Para mediados de mayo del 2006, al menos 16 nuevos suicidas ya habían sido encontrados. Nadie sabe cuántos cuerpos quedan sin descubrir.

Las leyendas rodean este lugar;  por ejemplo, se dice que hay inmensos depósitos de hierro en lo profundo de la montaña que causan que las brújulas se enloquezcan, atrapando a la misma vez a los inocentes como a los suicidas.

aokigahara
aokigahara

El origen de la leyenda arranca en algún momento de la antigüedad. El Aokigahara se encuentra en la ladera noroeste del monte Fuji, considerado sagrado desde hace milenios.

Los nipones consideraban el monte una entrada a los cielos, como si se tratase del ombligo del cuerpo humano que sería el centro de la Tierra. El bosque se formó bastante después, sobre la lava expulsada por el Fuji entre los años 800 y 1083, en unos 35 kilómetros cuadrados.

Muchos consideraban que se trataba de un purgatorio para yureis y yokais, los fantasmas de los que perdieron la vida de manera trágica y que, supuestamente, evitan que los que se adentran en el bosque salgan.

Como cuentan los visitantes, hay un ambiente casi sobrenatural en el bosque Aokigahara. Su fauna y flora contribuyen al efecto de extrañamiento que experimentan sus visitantes.

Apenas hay ruidos en él, debido, sobre todo, a la escasez de animales. Además, la vegetación es tan tupida que impide que el viento sople, lo que contribuye a una peculiar sensación de quietud. Orográficamente, resulta bastante llamativo: además de un gran lago, hay grandes cuevas heladas.

Bosque de los suicidas de Japón
Bosque de los suicidas de Japón

Mitología aparte, el Aokigahara comenzó a granjearse su fama durante el siglo XIX, cuando las hambrunas provocaron que muchos padres abandonasen a niños y ancianos en el bosque.

No obstante, la fascinación moderna por el bosque se remonta a 1960, cuando Seicho Matsumoto publicó una de sus novelas más célebres, ‘Nami no Tou’, en la que sus protagonistas acababan con sus vidas en el bosque, cual Romeo y Julieta japoneses.

Sin pretenderlo, generó un efecto llamada que provocó que muchas personas se desplazasen hasta el bosque para acabar son sus vidas, aunque ya hacía tiempo que Aokigahara se había convertido en el lugar preferido por los suicidas.

Además, al igual que en el famoso montruo del lago Ness, en uno de los lagos del Monte Fuji también existe la leyenda de un montruo similar. El monstruo tiene por nombre Moss y habita en las inmediaciones del lago Hotosuko.

Durante la época de los 70, 80 varios testigos afirmaron haber divisado a un animal de dimensiones monstruosas y el acontecimiento tuvo bastante atracción mediática. Actualmente, se ha convertido en una leyenda y hace bastantes años que nadie ha visto a dicho animal.

El lago en el cual se encontraría la criatura tiene una profundidad de unos 138 metros, que contrasta con la poca profundidad (15-20 metros) de los demás lagos cercanos al Fuji, y, por lo tanto, existe la teoría de que Moss sea un animal prehistórico que habría quedado sumergido en las profundas aguas volcánicas del lago, ajeno a la evolución.

https://www.meteorologiaenred.com/monte-fuji.html

https://misteriosalmundo.blogspot.com/2015/03/el-bosque-de-los-suicidios-cuenta-la.html

https://ikigaimatsuri.com/leyenda-del-monte-fuji/
https://mitosyleyendascr.com/otros/el-monte-fuji/