El laberinto de Hawara

recreacion complejo Hawara

El laberinto de Hawara, frente a la pirámide negra construida por el Faraon Amenemhat III; es uno de los misterios mas extraños mencionados por el historiador y geógrafo Herodoto situados bajo las arenas del desierto.

Hablamos del Hijo de Sesostris (III). En la duración de su reinado, las fuentes históricas son discordantes: Manethon le atribuye 18 años de reinado.

Es denominado Nymaatra en la lista Real de Abidos y la lista Real de Saqqara. Según el Canon Real de Turín (registro 5.25) reinó treinta años.

Para Egipto fue un período de paz caracterizado por un notable desarrollo del comercio también con países extranjeros;ciertamente con las ciudades de Biblo y Ugarit, mientras que hay contactos supuestos pero no probados con Creta.

piramide negra (hawara)
piramide negra (hawara)

Una gran cantidad de información sobre este período proviene de las inscripciones encontradas en los diversos lugares donde se encontraban las canteras de piedra; lo que confirma la considerable actividad de construcción del soberano.

Amenemhat (III) fue la recuperación de Fayyum y el uso del lago Qarun como una cuenca de control para las aguas del Nilo. Aunque precedido en estas obras por otros gobernantes de la dinastía XII, la inmensidad, y la importancia, de la obra de Amenemhat es tal que incluso en la época romana el gobernante tenía un derecho de culto en el Fayyum.

Parece probable que mientras mantenía la capital en Ity Tawy (El – Lisht), Amenemhat trasladó su residencia, es decir, su palacio, y sede de un gobierno efectivo, a Shedet.

Amplió sus posesiones alrededor del lago Moeris, en la región del Fayum, gracias a los trabajos de saneamiento e irrigación. Allí se emplazó la importante ciudad de Shedet, conocida por los griegos con el nombre de Cocodrilópolis.

En tal urbe amplió el templo consagrado a Sobek. En un estanque frecuentado por los peregrinos se ofrecían ofrendas a los cocodrilos sagrados o petesuchos, resultando de gran utilidad la pericia de los sacerdotes a la hora de abrirles sus mandíbulas.

La deificación de cocodrilos en el antiguo Egipto
La deificación de cocodrilos en el antiguo Egipto

En las proximidades de Cocodrilópolis, al Norte de Hawara, ordenó el faraón  construir una gran pirámide que a causó la más honda admiración de ilustres viajeros de la Antigüedad como Heródoto. Su complejo anexo inspiró la idea del laberinto entre los griegos, según varios historiadores.

Las razones por las que dos pirámides parecen pertenecer a este gobernante, una en Dahshur y la otra en Hawara, no se conocen. Cerca de la segunda también había un edificio complejo, del cual quedan muy pocos rastros, del cual el manetón dice: construyó el Laberinto en el nomo de Crocodilopolis, como una tumba para sí mismo.

El laberinto del faraon Amenemhet III (1800 a. C.) es uno de los monumentos que se encuentran ocultos bajo el mar de arena del desierto de Egipto.

recreacion laberinto de Hawara
recreacion laberinto de Hawara

La Pirámides de Egipto, han asombrado durante milenios a propios y extraños; con una construcción megalítica impresionante en medidas y exactitud; son una obra maestra de la ingeniería, que aún hoy en nuestros días es imposible prácticamente de replicar.

Sin embargo, es aún mayor el asombro que causa un mito referente a un extraño laberinto que se piensa se encuentra escondido bajo las arenas ardientes del desierto de Egipto.

El famoso y desconocido laberinto de Hawara, este laberinto que se piensa se encuentra bajo las candentes y enigmáticas arenas del desierto de Egipto, sería por mucho según investigadores, la obra mas colosal creada por el hombre.

Esta construcción sirvió como modelo al laberinto de Knossos, en Grecia, en el que se alojaba el Minotauro. Fue construido para confundir a los ladrones de tumbas, solamente a través de él se podía acceder a las cámaras funerarias.

Amenemhat III. Museo Berlín.
Amenemhat III. Museo Berlín.

El rey Amenemhat III estaba interesado en la agricultura y el riego, y ordenó la construcción de la primera pirámide en Dahshur, la llamada “Pirámide Negra”, cerca de Fayoum.

Alrededor del decimoquinto año de su reinado, el rey decidió construir una nueva pirámide en Hawara, así como un enorme templo llamado “Laberinto”, debido a su gran cantidad de habitaciones, caminos y esquinas que hay en su interior, lo que dificulta a cualquier visitante salir con facilidad.

La pirámide está en el norte de un elaborado complejo cerrado por un muro que mide 385 por 158 metros. Esto hace que la Hawara sea el complejo funerario más grande del Imperio Medio.

La entrada al complejo se encuentra en la esquina sur del muro oriental. Por desgracia, casi nada queda de este vasto complejo que griegos y romanos visitaron, muchos siglos después de haber sido construido, descrito como un gran laberinto de tribunales abierto, con cámaras, capillas y criptas ocultas.

necropolis de hawara
necropolis de hawara

Heródoto describió en su Historia el célebre Laberinto de Aueris. También escribieron del Laberinto: Manetón, Diodoro Sículo, Estrabón, Plinio el Viejo y Pomponio Mela.

No se sabe muy bien donde se ubicaba. Herodoto que lo visitó, contaba que se quedó perplejo ante aquel palacio con tres mil quinientas habitaciones, la mitad de ellas por encima y la otra mitad por debajo del nivel del suelo (las cámaras funerarias) y sus doce gigantescos patios cubiertos, seis orientados al norte y seis al sur.

Todo ello rodeado por un único muro, una de sus paredes desparecía bajo las aguas de un lago. Los egipcios lo llamaban “El templo a la entrada del lago”, y los griegos “labyrinthos”.

La descripción de este monumento realizada por Estrabón (17,1,3- 17,37,1-17,1,42), muy similar a la de Heródoto, encaminó a los investigadores hacia un lugar muy concreto de Egipto.

Cabeza del dios cocodrilo del sitio del Laberinto en Hawara. Data del reinado de Amenemhat III.
Cabeza del dios cocodrilo del sitio del Laberinto en Hawara. Data del reinado de Amenemhat III.

El lago mencionado en los textos fue identificado con el lago Moeris, situado en el oasis de El-Fayum, y la tumba próxima al laberinto, con la pirámide de Amenemhat III, de la XII dinastía (ca. 1.800 a. C.) construida en ladrillo de adobe secado al sol, y que se encuentra junto a las ruinas del laberinto.

Hoy día el acceso al interior de esta pirámide es imposible por el mal estado de conservación de la misma, y porque la entrada se encuentra cubierta por la arena del desierto.

A las ya mencionadas descripciones de Heródoto y Estrabón, habría que añadir los relatos de Diodoro de Sicilia (1,51,5-1,61,1-1,66,2), y de Plinio el Viejo (Nat. 36, 19).

Aquél parece seguir la misma tónica que los primeros, sin añadir prácticamente nada nuevo. Sin embargo, Plinio hace referencia a los subterráneos que Heródoto no pudo visitar.

Siguiendo las descripciones de los historiadores (en concreto la de  Estrabon que era muy precisa), se intentó encontrar las ruinas de dicha maravilla arquitectónica.

laberinto de Hawara

El lago mencionado por los antiguos fue identificado con el lago Moeris, situado en el oasis de El-Fayum, y la tumba próxima al laberinto se identificó con la pirámide de Amenemhat III (la cuál esta en un estado de deterioro muy avanzado).

Y lo cierto es que ésto llevo al descubrimiento de unas ruinas en la región de Hawara, las cuales se podrían tratar de las del laberinto Egipcio. Sin embargo, éstas distan mucho de la descripción pomposa de los antiguos historiadores.

En el periodo renacentista se intentó hacer una reconstrucción gráfica de esta espléndida estructura, basada en los escritos de Herodoto y Strarbon. El laberinto está construido en dos niveles, está formado por una docena de palacios y con un total de 3000 cámaras.

En el siglo XIX, un arqueólogo, Petri, viaja a Hawara y allí descubre una plancha de piedra, al lado de la pirámide de Hawara, cubierta por unos 5 metros de arena y supone que son los restos del antiguo laberinto; pero hubo quien dudó de esta teoría y en al año 2008 una expedición financiada por Louis de Cordier, se traslada a Hawara; para ver si sus suposiciones eran ciertas, ya que el pensaba que el magnífico laberinto, todavía existente se encontraba en el subsuelo, bajo esta plancha de piedra.

Con la ayuda de geofísicos, escanearon el terreno y llegaron a la conclusión de que estaban en lo cierto, la gran estructura laberíntica que allí se encuentra, coincide con la ya descrita en los libros de  Strabon y Heródoto.

Estatua doble de Amenemhat III
Estatua doble de Amenemhat III

¿Podemos sentenciar pues que las ruinas de Hawara no se tratan de las ruinas del laberinto Egipcio? ¿Dónde esta la fastuosidad y todas las esculturas que se describían? ¿Tal fue el saqueo y la vandalización del lugar?

Sólo viendo el estado actual de la pirámide uno puede imaginar que el sitio dista mucho de lo que fue. Además la evidencia de la localización de dichas ruinas parecen darle bastante peso a la hipótesis de que las ruinas de Hawara son las correspondientes al laberinto.

Otro punto a favor, sería que se han encontrado varios cocodrilos tallados en piedra. Los cuales podrían coincidir con las descripciones de «enterramientos de cocodrilos sagrados». Aunque podría ser rebatido fácilmente, unas ruinas cerca de Cocodrilópolis fácilmente podrían tener unas esculturas de unos cocodrilos.

 

https://artereal-lima.blogspot.com/2020/10/el-laberinto-egipcio-de-hawara-un.html