Aratta

Mapa situacion Jiroft

Aratta fue un antiguo estado situado en algún lugar de Oriente Medio o Asia meridional, cuyos orígenes pueden situarse aproximadamente entre 2500-2100 a. C.

Existen cuatro principales teorías : La primera que se encuentre en las estribaciones sur occidentales del Caspio. Posibilidad defendida por G. Hermann, que han sido rebatidas al establecer la localización de Anshan en la provincia sur occidental iraní de Fars (Tall-i-Maylan).

Dos alternativas que la sitúan en provincias del sur del actual Irán, que  es la dual opción de S.N. Kramer (2007) y que son,  de más occidental a más oriental, Kerman  defendida por Yusuf  Madjidzadeh en su relación con los descubrimientos arqueológicos realizados en Jiroft  y Sistan i Beluchistán  sostenida por Hansman y que identifica Aratta con el yacimiento del II y III milénio a.c., si nó anterior, de Shahr-i-Sokhta cerca del río Helmand  y por último la mantenida por Sol Cohen (1973)  dentro del conjunto que forman las provincias de Hamadan, Nahavan, Kermanshah y Sanandaj en el noroeste de Irán.

Los últimos descubrimientos arqueológicos al sureste de Irán ha sacado a la luz una impresionante ciudad con más de 5000 años de antigüedad; en la zona conocida como Jiroft, en la provincia de Kerman; y que día a día está convenciendo a los científicos de que se trata de la primitiva civilización de Aratta; la que los sumerios llamaban “paraíso” y cuna de los tesoros más apreciados de su tiempo.

Dicha enigmática civilización abarcaba parte de Irán y de Afganistán, pero en esta última década se está desenterrando lo que parece ser el núcleo o capital de dicho proto-imperio; con innumerables piezas que destacan por un refinamiento insólito para la Edad del Bronce.

ceramica de jiroft
ceramica de jiroft

 

Es mencionado en las leyendas sumerias más antiguas, en particular en Enmerkar y el señor de Aratta; como un país rico y montañoso, situado “río arriba”; y gobernado por un rey llamado Ensuh-keshdanna, que compite con Enmerkar, rey de Uruk.

En el Museo de Artes Orientales de Estambul, se conserva una copia de uno de los poemas épicos más antiguos de la humanidad, perteneciente a la literatura sumeria.

Se trata de “Enmerkar y el señor de Aratta”. El poema, que consta de unos 600 versos, narra un enfrentamiento entre naciones, lo que lo convierte, posiblemente, en la crónica de un conflicto más antigua que conocemos.

Cuenta el texto que el rey Enmerkar, segundo gobernante de la I Dinastía de Uruk, codiciaba las riquezas de la ciudad legendaria de Aratta, a siete cordilleras de distancia de Uruk, en lo que hoy es la nación iraní.

Innana
Innana

Enmerkar le pidió a la diosa Inanna (protectora de Uruk) que enviara materiales preciosos y de construcción, procedentes de la mítica Aratta, para construir templos en honor a ella, y para el templo del dios Enki en Eridu.

Aratta era conocida por sus metales, minerales y artesanos. Era también una fuente de plata, oro y lapislázuli. Se dice que la diosa Inanna se trasladó de Aratta a Uruk; jugando un papel que podría describirse como “fabricante de reyes”.

Los dos principales candidatos a la identidad de Aratta son las regiones montañosas de lo que después sería Urartu; el primer imperio armenio de la historia, y la recientemente descubierta civilización de Jiroft, en el sureste de Irán.

En el año 2000 una prolongada sequía provocó cambios en el curso del Halil, un río en el sur de Irán. Un lugareño de la zona, muy pobre, desenterró un objeto del fango junto al cauce, que resultó ser una cerámica, lo enseñó y lo vendió por un alto precio.

A partir de ese momento se generó una gran expoliación en la zona que sólo paró al cabo de un año, en el 2001, cuando el gobierno iraní tomó conciencia de la situación y se hizo cargo de ella.

El profesor Yousef Madjidzadeh inició unas excavaciones en la zona, junto al pueblo de Jiroft. Los descubrimientos en esta ciudad han sido fascinantes. En 2005 se excavaron las ruinas del palacio real; y en ellas aparecieron las muestras más antiguas de lenguaje elamita encontradas hasta la fecha.

tablilla de Jiroft
tablilla de Jiroft

El elamita, que a día de hoy sigue estando a medio traducir, es una lengua que nada tiene en común con las de la zona, ni con ninguna moderna. Este elemento ya es de por sí de lo más singular; pero a ello hay que añadir que algunos arqueólogos sostienen que fueron los elamitas los que inventaron la escritura cuneiforme; que habrían copiado los sumerios, y no al revés.

El Estado mandó identificar los objetos requisados a un experto en historia y arqueología antigua iraníes; quien identificó los temas de los hallazgos como propios de un arte más avanzado que el sumerio; que apareció más allá del 3000 a. C. en todo el mundo civilizado, y al cual no se le había encontrado lugar de origen.Seguidamente comenzaron las excavaciones legales en el valle, descubriéndo enseguida multitud de restos.

El sitio coincide con las leyendas sumerias en su localización y descripción: un valle rodeado de altas montañas al este, más allá de Elam, y está además a medio camino entre Mesopotamia y el Valle del Indo, las dos cunas de la civilización.

Al cabo del tiempo se concluyó que había existido en el valle, además de una serie de aldeas en las zonas montañosas, una gran ciudad, enorme para pertenecer a la Prehistoria.

Además se descubrió que los dos cerros del valle eran en realidad sendos edificios, uno de ellos una pirámide escalonada de 400 metros de lado, con dos niveles del mismo período, de 10 y 11 metros de altura respectivamente. Era el triple de grande que los zigurats mesopotámicos y además mucho más antiguo. El resto de las ruinas indican una civilización tan importante que ha recibido nombre propio: “Cultura de Jiroft”.

excavation en Jiroft
excavation en Jiroft

En las cimas cercanas se explotaban minas de piedras preciosas y semipreciosas (lapislázuli);así como piedra de construcción y materiales duros, como la clorita. Los mismos que son nombrados en el poema de Enmerkar y el señor de Aratta.

Según los especialistas, el yacimiento de Jiroft coincide en todos sus aspectos con “Enmerkar y el señor de Aratta”;tanto en los productos nombrados, las riquezas que poseería el reino, la misma descripción de la ciudad, y el gobierno de la misma.

https://historiasdelahistoria.com/2019/12/14/

https://tamaracb.wordpress.com/2011/07/29/

https://lampuzo.wordpress.com/2010/11/22/