la Atlántida

recreacion atlantida

Muchos consideran a la civilización de la Atlántida la madre de todas las civilizaciones. Antes que los tiempos de Babilonia fueran en la cuna de la civilización tal y como la conocemos hoy en día;la Atlántida, ya poseía grandes conocimientos como la agricultura, la navegación, la forja de metales y otras habilidades que hoy en día atribuimos a Israel, Egipto, Mesopotamia,…Si embargo aún a día de hoy la Atlántida se considera un mito.

La gran isla de la Atlántida, oculta para el mundo pero presente en el ideario de todos los pueblos desde hace miles de años; es uno de esos grandes misterios por los que la curiosidad humana tiene debilidad y que la obliga a investigar y divagar a partes iguales. Con base en dos de los últimos diálogos de Platón, son muchas las teorías y creencias que rodean a la supuesta civilización.

Algunos filósofos creen que se trata de un texto irónico, por tal de explicar y criticar ciertas políticas del momento y de la historia; una invención literaria. Sin embargo algunos arqueólogos afirman haber encontrado la ciudad perdida. Pero… ¿Dónde se ubica exactamente la Atlántida?

La leyenda cuenta que la Atlántida era una isla de grandes dimensiones, se podrí­a considerar un continente; según algunas hipótesis en el Mediterráneo, en otras versiones en el Océano Atlántico; fue destruida por un terremoto o tsunami que inundó totalmente sus tierras dejándola por siempre sumergida bajo las aguas y olvidada en el pasado.

De la Atlántida se ha dicho que es un continente, un archipiélago de islas… y las localizaciones han sido para todos los gustos; Malta, Oriente Próximo, la península Ibérica (en concreto en el triángulo formado por Huelva, Cádiz y Sevilla), los Andes, Irlanda, norte de África; y finalmente, como teoría más compartida en la actualidad: las islas Azores. La no existencia de hallazgos arqueológicos hace que se produzca esta disparidad de localizaciones.

Se dice que la Atlántida fue una civilización bastante evolucionada para sus tiempos. Su nombre provenía supuestamente de Atlas, su primer gobernante. Su suelo era fértil, se edificaron templos y palacios de gran belleza, y la prosperidad era la nota predominante. Ateniéndonos a los escritos de Platón, el apogeo y máximo esplendor de la Atlántida se dio en torno al año 10.000 a. C., y se situaba junto a las Columnas de Hércules (Gibraltar).

escritos Paton
escritos Paton

Sus habitantes poseí­an una tecnologí­a y cultura muy superior a la de los contemporáneos de su época; y fueron decisivos en los avances de todas las culturas mundiales.

Su ubicación les permití­a el acceso a culturas tan dispares como la Egipcia y la Maya y eran consumados viajeros; dominando con sus barcos todos los mares y océanos del planeta.

La similitud entre estructuras arquitectónicas como las piramides Mayas y Egipcias; o el parecido fonético de algunas palabras en culturas separadas por aguas y miles de kilómetros de distancia; se deben según los partidarios de la existencia de dicha isla o continente y a la influencia que los Atlantes gracias a su avanzada tecnologí­a marcaron culturas de todo el mundo.

La leyenda de la Atlántida parte de Platón hacia el 350 a.C., el cual, en los diálogos Timeo y Critias; cuenta la historia de una civilización floreciente que viví­a en una isla «más allá de las columnas de Hércules»(nombre antiguo del Estrecho de Gibraltar).

Platon.jpg
Platon.jpg

Aseguraba basarse en el sabio griego Solón, que 200 años antes decí­a haber oí­do en Egipto; que una isla habí­a sido destruida como consecuencia de un gran cataclismo que la sumergió en las aguas en tan solo unas horas.

Existió hace 11.000 años, al oeste del estrecho de Gibraltar, una isla más grande que África y Asia juntas. La Atlántida, como se llamaba, era la cuna de una civilización muy avanzada e inmensamente rica.

Su flota navegaba por todos los mares a la busca de materias primas. El oro se empleaba en la isla para hacer estatuas y; con otros metales preciosos, cubría las fachadas de algunos edificios.

Los reyes atlantes ya habían construido templos, palacios, puertos y astilleros; y esclavizado a algunos de sus vecinos, cuando se lanzaron a la conquista del Mediterráneo oriental.

Fueron derrotados por Atenas, y un terremoto y un diluvio sumergieron la isla continente en el océano en un día y una noche. Platón (429-347 antes de Cristo) contó esta historia en dos de sus diálogos, Timeo y Critias.

recreacion La Atlantida.
recreacion La Atlantida.

En los textos de Platón se describe a la Atlántida como un continente-isla y a su principal ciudad como una serie de círculos de agua y tierra alternos en los que se repartían las diferentes zonas de la urbe.

En la zona más exterior, el barrio comercial, la zona poblada acababa en un puerto, rodeado de un gran encintado de tierra; lugar donde se podía encontrar el hipódromo y los jardines, los gimnasios y el puesto avanzado de la guardia; rodeado todo ello por un enorme muro de bronce y la primera parte de la gran estructura de soportes submarinos, seguidos de un segundo puerto más ancho.

A continuación, en el segundo encintado de tierra describe un muro de estaño; donde estaría la segunda estructura de grandes soportes subterráneos que permitían a la ciudad emerger por encima de las aguas.

En esta zona también sitúa otro cuartel de la guardia. Y por último en la zona más central; está el puerto interior y la isla que acoge en su seno el templo de Poseidón y Cleit; el palacio real y el bosque de Poseidón.

Uniendo todos los puertos, según Platón, estaba el canal de paso de trirremes; que permitía el acceso de las embarcaciones a las diferentes zonas interiores de la ciudad.

la Atlántida delante de las Islas Canarias
la Atlántida delante de las Islas Canarias

Julio Verne en 1869 hace uso del mito en su novela Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino; cuando el Nautilus llega a los restos sumergidos de esta civilización perdida.

En 1883, puede datarse el primer uso del mito de forma algo aleatoria, cuando Ignatius Donnely (estimulado por el relato de Verne); publicó su libro Atlántida: el mundo antediluviano; donde se centra en coser las similitudes existentes entre las culturas egipcia y mesoamericana.

Donnely no dejó de lado ninguna posibilidad e invirtió diez años de su vida en leer y recopilar todos los libros; estudios y artículos que hicieran referencia a la Atlántida; introduciendo incluso temas relacionados con lo esotérico, la superstición y lo sobrenatural que lo llevaron a asegurar que era el origen de toda la civilización humana.

Su obra gozó de un gran éxito y crédito en Estados Unidos, tanto que disfrutó de cuarenta y ocho ediciones. Un éxito que venía tal vez unido a la necesidad del público por creer en algo sólido; o al menos que lo fuera aparentemente, en un momento en el que todas las creencias se estaban derrumbando a finales del siglo XIX.

Si se crea una sucesión cronológica de las diferentes teorías es necesario ir hasta el año 1913: momento en el que K.T. Frost deja entrever que el Imperio Minoico (Cretense); conocido por los egipcios y posiblemente opresor de la Grecia primitiva, podría ser el antecedente del mito de la Atlántida.

Saltando al 1938 aparece una nueva línea de pensamiento en la que el arqueólogo Spyrindon Marinatos plantea que el final de la civilización cretense; a causa de la erupción del volcán Santorini, conocido en la antigüedad por el nombre de Thera; podría ser en realidad el fondo de la leyenda del hundimiento de la civilización atlante.

Marinatos relaciona teorías sísmicas a esta hipótesis que ha gozado de una gran aceptación entre los interesados de este mito. Uno de ellos, y sin duda uno de los más relevantes, fue el fallecido oceanógrafo Jacques Cousteau.

Es muy interesante como el mito se ve ligado a la destrucción a través de una erupción volcánica que precipitó su desaparición; siendo un ejemplo de esta posibilidad lo acontecido en el Krakatoa en 1883; dónde la explosión de la caldera del volcán entre mayo y agosto de ese año, acabó destruyendo buena parte de la isla.

El mito de la Atlántida gozó de su máximo esplendor a finales el siglo XIX y principios del siglo XX; momento en el que la conjunción entre ciencia, historia y misterio generaron un interés inusitado por intentar desentrañar la leyenda.

Sin embargo, nunca se terminó por apagar la llama, pues en pleno siglo XXI (2005-2008 y 2010) se han celebrado varios congresos sobre todas la hipótesis de la Atlántida, en los que se elaboró la lista conocida con el nombre de los 24 criterios para la localización de la Atlántida.

 

https://www.vix.com/es/mundo/187076/

https://laverdaderahistoriade.com/

http://www.culturandalucia.com/TARTESOS/PLATON_DIALOGOS_CRITIAS