Los laberintos

Jardines Blenheim Palace, Oxfordshire, Inglaterra

Los laberintos son una serie de figuras geométricas y de problemas matemáticos que son tan antiguos como el hombre. En la antigüedad fue famoso el laberinto de Knosos en Creta, en el que penetró el mítico héroe Teseo para dar muerte al Minotauro, un monstruo con cabeza de toro y cuerpo de hombre.

Cuenta el mito que Teseo volvió a encontrar la salida gracias a una madeja de hilo que había ido devanando a medida que se adentraba en las galerías y que, precisamente para ello, le había sido regalada por su amada Ariadna.

Se han encontrado rastros de laberintos incluso del Neolítico en forma de petroglifos y distintas representaciones laberínticas han jalonado la historia cultural del hombre en sus diversas manifestaciones: desde la arquitectura a la literatura, pasando por la pintura, el paisajismo, el cine, las matemáticas o la biología.

Petroglifos de Peñafadiel (León)
Petroglifos de Peñafadiel (León)

Utilizando una definición muy amplia, podemos decir que los laberintos son figuras geométricas características compuestas por líneas que en su conjunto forman una especie de planta topográfica.

Tales líneas, con un sólo punto abierto hacia el exterior, conducen a un centro a través de una serie de rodeos; desde el centro solamente es posible llegar al exterior recurriendo de nuevo al mismo trayecto, que constituye la única vía de salida.

En esencia, un laberinto es un lugar formado por calles y encrucijadas, intencionadamente complejo para confundir a quien se adentre en él. El objetivo en última instancia de todo laberinto es proteger lo que se guarda al final de sus pasillos, lo que denota su característica esotérica intrínseca.

Laberinto ruso (llamados Ciudad de Troya)
Laberinto ruso (llamados Ciudad de Troya)

Los laberintos se han convertido en juegos de lógica ;pero éstos laberintos no fueron creados como un pasatiempo, si no que en realidad, tienen un enigmático y antiquísimo origen, además de un profundo significado.

Provienen de diferentes culturas distanciadas por miles de kilómetros, convirtiéndose, en un nexo de conexión entre ellas, abriendo así al mismo tiempo, una inquietante pregunta, ¿Por qué culturas que supuestamente no tenían nada en común, hacían apología a la misma simbología?

Laberinto egipcio, Al Fayun
Laberinto egipcio, Al Fayun

¿Por qué la arqueología oficial, se empeña en menospreciar éstos contundentes paralelismos?

El laberinto como símbolo mitológico ha variado en cada cultura como así también el uso que se le ha dado. En cualquier caso, sus orígenes siguen siendo un misterio; ya que la ausencia de registros escritos hace que cualquier intento de explicar el significado de estos primeros laberintos siga siendo motivo de debate.

jardines laberinto del Longleat en Wiltshire, Inglaterra.
jardines laberinto del Longleat en Wiltshire, Inglaterra.

Lo que resulta claro es que los primeros laberintos con una datación fiable se encuentran en el sur de Europa, y en base a la comprensión actual de las pruebas, estos laberintos aparecieron por primera vez en esta región hace más de cuatro mil años atrás.

Se dice que los laberintos de los petroglifos celtas tienen un componente de magia, y es muy posible que así sea; pues el universo hipnótico en que nos meten nos lleva a mundo mágico de las espirales; el cual es un mundo que a veces o nos produce sensaciones de vértigo o nos transporta a paraísos de calma y placidez; pero que siempre deja en nuestro interior la sensación de la zozobra y la inquietud del infinito. Y los más osados dicen que son planos del firmamento.

El significado cultural y la interpretación del laberinto como símbolo es muy amplio y rico. Está presente en diversas culturas, épocas y lugares, presentándose siempre como un símbolo ligado a lo espiritual.

laberintos antiguos
laberintos antiguos

Lo cierto es que  es uno de los símbolos más antiguos de la humanidad:
Desde hace milenios este motivo se graba en la roca o en el barro, se pinta sobre cerámica, se crea con piedras en el suelo o se dibuja en antiguos manuscritos.

Se pueden encontrar laberintos en antiguas monedas cretenses, en jarrones etruscos, en tumbas sicilianas, en anillos de oro indonesios, así como también en las joyas de los indios de Norteamérica.

laberinto en monedas griegas (knossos 200-250ac)
laberinto en monedas griegas (knossos 200-250ac)

Mas adelante, durante la Edad Media, los laberintos aparecían principalmente en manuscritos, pero durante el siglo XII comenzaron a aparecer en las catedrales e iglesias en Italia y durante el siglo XIII se extendieron hacia Francia, donde se construyeron muy buenos ejemplos de ellos.

Se tallaron laberintos sobre rocas españolas, inglesas y rusas, se dispusieron como mosaicos en el pavimento de las catedrales francesas y se utilizaron en la decoración de templos indios y de las mezquitas paquistaníes.

Capitel de la iglesia de San Benedetto, Ferrara (Italia)
Capitel de la iglesia de San Benedetto, Ferrara (Italia)

En las catedrales románicas y góticas solían colocarlos los constructores a la entrada, significando algo así como el largo y difícil camino a seguir para llegar a alcanzar el Reino de los Cielos. El de la catedral de Chartres se recorría a paso de danza y con los pies descalzos y hay quien dice que representaba una peregrinación a Jerusalén.

Así, por ejemplo, muchos laberintos dibujados en el suelo servían como una especie de trampa que atrapaba a los malos espíritus. Se conoce esta función desde la prehistoria en adelante, y hasta  en algunas iglesias católicas es posible encontrarlos trazados en el piso, cerca del baptisterio.

Iglesia de San Vitale, Ravenna, Italia
Iglesia de San Vitale, Ravenna, Italia

Hay un patrón en particular que se encuentra en la mayoría de las culturas, en diferentes momentos de la historia y en lugares tan diversos como Europa, Perú, Estados Unidos, México, Islandia, Escandinavia, Creta, Egipto o Sumatra, entre otros.

Se trata de un diseño unicursal (un único camino hacia la meta) de siete niveles concéntricos con una meta central. A este diseño de laberinto se lo ha denominado “Clásico” y su estructura de armado es la siguiente:

Laberinto clásico o laberinto univiario con una sola salida
Laberinto clásico o laberinto univiario con una sola salida

Cabe agregar que además de la mística propia que contiene el laberinto, el número 7 (por sus 7 niveles) es rico en simbolismo: los siete planetas visibles, los días de la semana, los chakras, los colores, los tonos musicales, etc.

A día de hoy, el primer laberinto que puede ser fechado con exactitud, está sobre una tablilla de arcilla del palacio de Pilos; en el sur de Grecia; la cual fue conservada accidentalmente por el incendio que destruyó el palacio en el año 1200 AEC. La parte delantera de la tablilla presenta registros de las entregas de cabras al palacio, y en el reverso, se encuentra un laberinto cuadrado con el patrón clásico.

Laberinto Hopi, cerca de Oraibi, Arizona, (1200)
Laberinto Hopi, cerca de Oraibi, Arizona, (1200)

Existen dos tipo de formas en los laberintos Hopi, la cuadrada y la circular. Ejemplos de estos laberintos se encuentran tallados en roca al sur de Oraibi, y al sur de Shipaulovi.

Uno de los muchos geoglifos de Nazca, Perú, es un laberinto clásico.

Nazca, Perú
Nazca, Perú

En la Edad Media, la figura del laberinto se siguió utilizando con esa idea helena pero barnizada con una pátina cristiana; es en alusión a la reproducción del doble viaje que debía experimentar todo buen creyente: el geográfico; en peregrinación a Tierra Santa o cualquier otro lugar de carácter sagrado, como Roma o Santiago de Compostela; y el espiritual, interior, como tortuoso tránsito hacia Dios, a la manera del seguido por Cristo.

Una de las hipótesis más aceptadas piensa que pudo servir de sustitución del peligroso peregrinaje a Jerusalén. De esta forma el peregrino debía recorrer de rodillas todo el laberinto mientras rezaba y meditaba; hasta llegar al centro consiguiendo así el perdón por sus pecados.

Los defensores de esta teoría se apoyan en que algunos de estos laberintos fueron conocidos como “Chemins de Jérusalem” (Caminos de Jeresalén).

Mapa de Jericó, en la biblia Farhi S.XIV
Mapa de Jericó, en la biblia Farhi S.XIV

Los historiadores proponen también el posible uso como arrepentimiento. Así, el cristiano pecador podía también purgar las faltas cometidas; y al igual que el auténtico peregrino que alcanzaba el Santo Sepulcro de Jerusalén, obtenía la gracia de la indulgencia.

Autores hay que afirman que el juego de la Oca es un entretenimiento esotérico de los constructores medievales. Y en las ruinas de más de un monasterio hay conjuntos de espirales en las puertas; que dicen servían para que el Demonio se entretuviera y no llegara a entrar.

 

https://reydekish.com/2015/07/27/laberintos-ancestrales/

http://baulitoadelrte.blogspot.com/2017/09/los-laberintos.html