El libro de Enoc

ENOC

Enoc séptimo desde Adán, hace unos 5.500 años. Este libro profético de Enoc fue entregado por el propio Enoc a su hijo Matusalén; y este a su vez se lo entregó a su hijo Lamec, y este a su hijo Noé; el cual, como es lógico, lo llevó dentro del arca cuando ocurrió en diluvio universal.

Este libro de Enoc ha llegado así hasta nuestros días; posiblemente algo alterado en algunos de sus pasajes; pero en conjunto sus profecías son exactas y asombrosas.

Enoc describió proféticamente la futura segunda venida del Cristo con sus ángeles, para juzgar al mundo.

Para los cristianos de los cuatro primeros siglos, Enoc era considerado un verdadero profeta de Dios muy especial; por eso es que los cristianos de los cuatro primeros siglos, y especialmente los principales “padres de la Iglesia”, tenían en gran estima dicho libro de Enoc.

¿Quién escribió dicho libro de Enoc, y cuando se escribió?; al leer el libro de Enoc parece que es el propio Enoc, quien lo escribió, pues es él quien lo está narrando.

Existe la creencia de que el libro de Enoc fue escrito en el siglo 2º A.C.  por algún misterioso judío falsario que se hacia pasar por él ; pero no existe ninguna prueba de que el libro de Enoc se escribiera en el siglo 2º A.C.; al contrario, el contenido interno del libro indica que fue el propio Enoc, quien lo escribió.

Esto significa que el libro de Enoc  tiene unos 5500 años de antigüedad aprox; ya que Enoc nació 622 años después de la creación de Adán. Esto significaría que el libro de Enoc es el libro más antiguo de la tierra.

Pasajes del libro de Enoc estan citados en la famosa epístola de Bernabé; en los escritos de Justino Mártir ; tambien mencionados por Atenágoras ; por Ireneo, Obispo de Lyon;  Clemente de Alejandría;  Tertulian;  Lactanti  y muchos más “padres de la Iglesia”; lo cual demuestra que ellos creían en dicho libro, y era leído en las iglesias durante los cuatro primeros siglos de cristianismo.

La razón por la que este libro profético no es añadido al Canon del Nuevo Testamento es por no estar escrito por ninguno de los apóstoles del Cristo; o por ningún cristiano cercano a dichos apóstoles.

El apóstol Pablo dice que Enoc es arrebatado por Dios; para no ver la muerte, porque agradó a Dios (Heb.11:5). Dios se llevó a Enoc fuera de la tierra, porque él anduvo con Dios; es decir, fue el hombre más fiel y justo de esa generación, una justicia que Noé también heredó, y por eso Dios lo sacó de este planeta; para llevarle a otro lugar donde el ángel Miguel le mostró los misterios del Cosmos; y el lugar donde nacen las estrellas.

Las revelaciones proféticas que Dios le dio a Enoc no contradicen la Biblia ni el Evangelio en absoluto; sino que armonizan con las profecías de la Biblia, y los relatos históricos del libro de Enoc; lo que hacen es complementar detalles que la Biblia omite.

El propio Enoc, miles de años antes de la venida de Cristo, ya mencionó el ascenso del Cristo al cielo; después de resucitar, y su futura venida gloriosa a la tierra; para sentarse en su trono de gloria a juzgar a las naciones; algo que el propio Cristo también anunció (Mt.25:31-46).

No solo habló Enoc de la futura segunda venida del Hijo del hombre para sentarse en su trono de gloria; sino que también mencionó de forma metafórica la historia del pueblo de Israel cuando vivió esclavizado en Egipto y cuando Dios lo sacó de ese país por medio de Moisés; miles de años antes de que ocurriera.

También Enoc describió la corrupción del mundo en la época antediluviana; y las razones por las cuales el mundo de entonces se hundió en la violencia; y la maldad más espantosa; algo que se menciona también en el Génesis (Gen.6:11-13).

Enoc y el propio Génesis mencionan que los hijos de Dios descendieron del cielo para procrear con las hijas de los hombres (Gen.6:1-2); y Enoc llamó a esos hijos de Dios “los vigilantes del cielo”, porque la misión de ellos es vigilar al ser humano y protegerlo.

Sin embargo, un grupo de esos ángeles decidieron un día descender a la tierra para fornicar con las hijas de los hombres; y engendrar una nueva especie sobre la tierra, una nueva raza de gigantes.

Incluso el libro de Enoc menciona el número de esos ángeles malvados que descendieron a la tierra; sobre el monte Hermón: fueron 200, de una maldad y violencia indescriptible.

Esos “vigilantes del cielo” que descendieron a la tierra para procrear con las mujeres terrestres enseñaron a los humanos todo tipo de conocimientos ocultos; hechicerías, y magia satánica, así como a fabricar todo tipo de armas de guerra para luchar entre ellos; de esta manera el mundo de la época antediluviana se llenó de maldad y de violencia, entonces es cuando el Creador supremo; decidió exterminar a todos los seres humanos malvados, así como a los gigantes; con un diluvio de agua que cubrió todo el planeta.

El libro de Enoc se ha traducido de los manuscritos etíopes, y cotejado con manuscritos griegos; corregidas además estas versiones de acuerdo con los manuscritos arameos de Qumrân.

http://www.elangelperdido.com/pdf/Libro_de_Enoc.pdf

https://losmisteriosdelatierra.es/los-secretos-del-profeta-enoc/